Historia de Salem (Capítulo 1)

Capítulo 1

 Adonías, hombre justo, busca alcanzar su sueño de justicia y paz. Escribe en un pergamino las leyes que regirían el nuevo reino de paz. Inicia la edificación de Salem, la cual esta destinada únicamente pa-ra los limpios de corazón.


1 Ésta es la historia de Salem según la oí de los labios de Melquisedec en la ocasión de la fiesta de Sukot, quince días después de la liberación de Lót y sus hijas.

2 Todo comenzó con un sueño en el corazón de un hombre llamado Adonías; Él poseía muchas riquezas, pero a nada apreciaba más que a la justicia y a la paz que nacían de la sabiduría y del amor.

3 Cansado con las injusticias que predominaban por toda la tierra de Canaán, Adonías resolvió edificar un reino que fuese regido por leyes de amor y de justicia. El nombre de la capital de ese reino sería Salem, la Ciudad de la Paz.

4 Los súbditos de Salem no empuñarían arcos y flechas, mas serían entrenados en el arte musical; Cada habitante de Salem tendría siempre al alcance de sus manos un instrumento musical, para expresar por medio de el la paz y la alegría de aquel nuevo reino. Juntos, formarían una poderosa orquesta en la lucha contra la desarmonía que nace del orgullo y del egoísmo.

5 El primer paso de Adonías para la concretización de su plan, fue elaborar las leyes del nuevo reino, las cuales él las escribió en un pergamino. Los súbditos de Salem no podrían mentir, hurtar, odiar, ni matar a sus semejantes. El orgullo y el egoísmo eran señalados como causa de todo el mal, por tanto, no podrían existir en aquel lugar de paz.

6 Las leyes del pergamino requerían la práctica de la humildad, de la sinceridad, de la amistad, y, por encima de todo, del amor que es la mayor de todas las virtudes.

7 Después de registrar en el pergamino las leyes que regirían aquel reino, Adonías comenzó a planificar la arquitectura de Salem. Sería una ciudad al principio pequeña, con habitaciones para mil doscientas personas. Como el lugar de su edificación, fue elegida una región alta de Canaán, al occidente del Monte de los Olivos.

8 En poco tiempo, la realización de Adonías comenzó a atraer personas de todas partes que, de cerca y de lejos, venían a conocer los palacios y las mansiones que estaban siendo edificados. Admirados ante la belleza de aquella ciudad tan blanca, los visitantes preguntaban sobre quiénes serían sus habitantes. Adonías les mostraba el pergamino, diciendo que Salem se destinaba a los limpios de corazón —aquéllos que estuviesen dispuestos a obedecer sus leyes. —siguiente

Anuncios